Ahora.

Perdemos demasiado tiempo pensando en el pasado que nos encadena y en el futuro que nos estremece .

viernes, 7 de marzo de 2014

Otra carta al oscuro baúl.

Hola bonita, voy a ser fácil por una vez. He pensado en ti esta semana muy a menudo. Ya, se lo que piensas listilla, que solo recurro a ti para que mi cuerpo se desfogue (que con esto no quiero decir, ni mucho menos, que no me apetezca acostarme contigo), pero ahora se realista y acepta que disfruto hablando contigo y cuando me contagias esa ilusión de principiante.

No eres la única loca aquí, en el fondo al que vuelves un poco loco es a mi. Hablas de que no sabes nada acerca de lo que me sugieres cuando te veo... Eres preciosa y tú lo sabes, y porque lo sabes prefiero no decírtelo.

En serio Julia los mejores juegos son difíciles de entender al principio, esto no es más que un juego, si el botín estuviera al alcance perdería muchísimo encanto. No es cosa mía, es cosa del ser humano; lo difícil absorbe y te va atrapando sin que a penas te des cuenta, como las arenas movedizas, las pisas y no te das cuenta pero de pronto estás sumergido bajo capas y capas de arena. Mientras que lo sencillo, no crea intriga, es obvio, predecible y las personas necesitamos que nos sorprendan.

No quiero que nos prendamos fuego antes de tiempo.


Raúl

martes, 14 de enero de 2014

Se declararon la guerra.

Lucas: Es injusto, llevo meses persiguiendote en mis sueños y en la vida real. Te deseo Julia, me muero por ti, por tu cuerpo, mur tus muslos, por tu locura. Te amo joder.

Julia: Recuerdo verte dormir mientras mis ojos se nublaban mientras las lágrimas se abrían paso. Sentí que ya no era única para ti. Ella estaba de por medio, que últimamente te volvías más loco con sus fotos que conmigo.
No podía mantener la mirada en ti. Me giré apretandome el vientre, como si por un segundo se llevasen algo de mi. Fuiste un asesino y fue un crimen pasional.
Me levanté de la cama, me hice un canuto. Caminaba sin cesar por la habitación, mirando al suelo, a la nada, a ti. Te maldecía a cada segundo, mis ojos comenzaban a declararse en sequía. Solo podía preguntarme el por qué y no había respuesta lógica, pues no era yo la que no valía. Y tú, sin embargo, dormías placidamente, nada te quitaría el sueño, ni si quiera haber estrujado un corazón hasta ahogarlo.
Me llamé imbécil miles de veces, dudé de si despertarte a gritos o marcharme sin más. No había venganza para tu acción, no había fuerza para una maldad mayor, solo para marcharme. Si hubieras sido consciente en algún momento de la angustia que se llega a sentir en esos casos. Si hubieras sido consciente de lo que era amar y que yo te amaba en ese momento, no hubieras tenido el valor de pensar solo con tu polla.
Recuerdo la transición de los sentimientos, al principio fue mucho dolor, demasiado, diría yo. A continuación me consumió la angustia y la intriga. Por último la ira me hizo arder. Me moría de rabia, deseaba matarte con mis propias manos, deseaba sacarte el corazón y que sintieras minimamente lo que yo estaba sintiendo. Fue entonces cuando deseé vengarme, el dolor es muy peligroso Lucas...

Lucas: Julia, yo no era consiente de...

Julia: No Lucas, no fuiste consciente de una mierda. El dolor alimenta la rabia y la venganza más terrible. Pero no quise ser como tú. Y ésta es mi única venganza, que sepas como me sentí.

Julia se marcha, Lucas la coge del brazo.

Julia: Sale un fin en negro Lucas. Se acabó la función.


Lucas: Tan dramática como siembre.

Julia: Y tú tan imbécil.


Ella solo logró que Lucas sintiese ahora su angustia. Y eso solo era una parte de la historia, una de esas guerras que él le declaró a Julia. Pero no desaparecerá el dolor, se mantendrá junto con ese recuerdo en el baúl que enterró junto con todos los recuerdos de su turbulenta relación.



jueves, 9 de enero de 2014

Su lienzo.

Las cosas suelen comenzar con una película, un café, un canuto...Excusas, excusas con transfondo de deseo, de ambición.
Su arte me conmovía.

Julia: Los silencios son necesarios, pero cuando las palabras no dejan ni un solo hueco por llenar es maravilloso. Cuando las palabras no cesan.

Carlos:Hay otra cosa que cuando no cesa es maravillosa.

Se acercó, me tomó por la nuca me acercó a él y me besó. Nos sumergimos en ese beso y vinieron olas de calor. Las manos buscaban a ciegas el tacto de la piel bajo las capas de ropa. Desesperados nos metimos en el mundo del edredón y las plumas, del tacto ligero, del calor humano. Las piernas se enredaban unas sobre otras, las manos jugaban entre ellas queriendo dominar la situación. Ya no sólo se besaban los labios del rostro... Ahora yo le deboraba el cuello y él se estremecía. Me gustaba jadear en su oído. Entonces él me giró rápidamente dejandome bajo la fuerza de su cuerpo. Comenzo a besarme los pechos, y el ombligo, me tomó por las caderas...Un camino que finalizaba en curvas, un río que se desbordaba por momentos, lava que asciende a la superficie de un volcán,una fruta prohibida, un pendulo, un tornado, una implosión.

Acabamos hablando ambos en la cama con apenas nada que ocultase nuestra naturaleza.

Julia: ¿Qué harías conmigo si fuera un lienzo?

Carlos: ¿Me concederías el gusto de pintarte?

Julia: Seré tu lienzo.

Él sonrío como si fuese un nuevo proyecto. Se levantó, subió el volumen a la música, tomó sus pinceles y sus pinturas, mientras yo me acomodé, me eché hacia arriba y le observaba mientras elegía los colores.

Julia: Quiero ser una obra maestra.

Carlos: ¿alguien ha negado que lo seas?

Comenzó a dibujar sobre mi. Había silencio entre nosotros.Sonaba la música y olías las caladas, no era necesario decir nada. Me gustaba sentir ese pincel por mi cuerpo y el frío de la pintura. Estaba siendo su arte por unas horas y eso me encantaba. Era mejor que ser el tema de un poema, era un reflejo de lo que su susonciente quería decir, sobre mi habían muestras de lo que se esconde en cada recodo de su mente, sus secretos, pasiones, ambiciones, miedos, odios, ilusiones, lo más descabellado ahora estaba recorriendo mi cuerpo. De vez en cuando me miraba a los ojos y sonreía, pero pronto volvía a concentrarse en su dibujo, sus expresiones eran como si realmente estuviera pintando una obra maestra.

Carlos: Eres el mejor lienzo que he tenido.

Julia: Y es un gran placer para mi ser el folio que manchas con las imágenes de tu mundo interior.

Me acarició la mejilla. Ardí por dentro.

Un tornado.

Elisabeth: ¿qué sientes al pensar en la relación que tuvisteis?

Julia:Un remolino, un remolino en el centro del cuerpo, que se expande por todo.

Elisabeth:¿Un remolino?

Julia:Sí, un tornado, una especie de tornado interior que se genera a la altura de mi ombligo y comienza a expadirse, apoderándose de todo el cuerpo. Me comprime, me encoje, me estruja otra vez el corazón. Me provoca cierta ansiedad la verdad, mi cerebro a omitido la mayoría de recuerdos buenos superponiendo el dolor y sufrimiento que ha conllevado esta caótica relación.

Elisabeth: Siempre he sentido una gran curiosidad por vuestra relación, era demasiado rara, quería comprenderla.

Julia: Ha sido rara de principio a fin. Nuevo, pasional, loco y caótico amor el nuestro. ¡Una utopía vaya! Pero llegó a atormentarme y ahora es un recuerdo que hace efecto tornado, una vivencia más.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Anomalía en sus curvas.

Solo deseaba que ella se acercase, que moviera esas bonitas curvas y viniera hacia aquí. Me moría de ganas de conocerla, debía ser perfecta.
Llevaba el pelo recogido y un bonito vestido ceñido, le realzaba sus pechos, era de un color rojo sangre. Estaba de espaldas a mi, me miró por encima de su hombro, se mordió los ojos y miró al frente. Sí, lo hizo con esa mirada de mujer fatal que tiene, esa mujer era el fruto prohibido en persona. Los hombres la apreciaban en la penumbra de su mirada.Era despampanante, y la quería para mi.

Menudos ojos de caramelo tiene esa gata callejera y cuanto escondía en sus labios caoba. Algo así como intocable, en el fondo desea a muchos de los que la desean pero por alguna razón no puedes tenerla entre tus manos.

No recuerdo en que momento de la noche se soltó el pelo, pero en cuanto lo hizo creí que perdía la cordura por segundos. Me intrigaban los secretos que habían bajo esos labios.

Samanta me dijo que se llamaba, nunca le creí.

domingo, 1 de diciembre de 2013

No permitieron que la locura entrase sin llamar.

Julia-No imaginé que te alejaría de mi vida tan pronto.

Ray-Tú lo has dicho, me has alejado tú. Yo no quiero irme Julia.

Julia-Ya Ray, pero… es tan difícil de explicar… Me gustaba ser esa chica que te volvía loca y ahora, no solo depende de mí tu locura. Me entristece.
Había encontrado el momento de tratarte como lo que verdaderamente eras para mí. Había logrado saltar el muro que no permitía que yo te mostrase lo que eras, y antes de poder si quiera mostrártelo, me veo huyendo con el rabo entre las patas y otro muro se construye frente a mí. No te haces una idea de todo lo que me hubiera gustado mostrarte, ni lo que te quedó por ver… He cambiado, desde hace unos meses ya no está solo esa parte de Julia que tú conoces, hay más y no vas a poder verlo porque yo no te lo permito.

Ray-Déjame conocer a esa mitad de Julia, nada ha cambiado y lo sabes, sabes que en mi sigues siendo tú contigo y con todo lo que te hace ser especial.

Julia-Hemos sido algo fugaz.

Ray-Porque tú estás queriendo que sea así.

Julia-Yo quiero porque de otra manera sería aún peor. Acabaría huyendo de ti, me vería metida en una especie de circo romano absurdo, luchando cada noche para drogarte de mis esencias. Me volvería posesiva, competitiva, querría que cuando te acostases con ella me vieses a mí. No quiero eso y menos a tu lado.

Ray-¿No te bastaría simplemente con disfrutar de mi en nuestros momentos? Hemos disfrutado de nosotros meses, podríamos seguir haciéndolo… Esto es absurdo, esto sí es absurdo que yo intente convencerte cuando has puesto todas tus cartas sobre la mesa. Estoy siendo egoísta porque yo no quiero que te alejes, es lo último que quiero. Me gusta escuchar tus monólogos Julia, que me cuentes entusiasmada tus últimos cuentos mentales y que como bien tú dices, que me vuelvas loco.

Julia-Ya no puedo quedarme solo con eso, sé que me entiendes Ray. Tranquilo, de ti solo tengo recuerdos buenos, desde el primer día hasta el final y por eso te voy a echar mucho de menos. Pensé que sufriría tu marcha cuando te fueses a Alemania, pero no creí que la sufriría antes, nunca fui capaz de dejar de contar contigo. Siéntete alagado, ahora sin apenas yo entenderlo eres una gran inspiración en mis cuadros, y cuando eres algo para un artista no mueres nunca Ray.

Ray-Tú tampoco mueres para mí. Es algo así como un drama, lo que ahora nos sucede.

Julia-Toda aventura tiene dramas, éste es nuestro drama, pero yo sé, o al menos eso espero, que esto no termina en drama, apuesto más por una comedia.

Ray-O una de terror.

Ambos ríen, parece que no hay mucho más que hacer. Su historia duró lo que el sol dejó de calentar. Un verano, medio otoño calenturiento, 5 meses, mucho verde, locura y una pizca de cariño.

Vivieron, sintieron, se olvidaron de los problemas, rieron demasiado.

Y su cabeza le susurra...

“Maldita sea Ray, cuanto te voy a echar de menos.”

sábado, 30 de noviembre de 2013

Sexo entre poemas.

Podríamos hacerlo de manera sencilla, ser amantes solo por una noche.
Tú un desconocido para mi, yo una desconocida para ti, pero cuando lleguemos a mi cama, las sábanas nos mostrarán la historia que tuvimos y que tendremos. Nos desvelarán nuestros mayores secretos y por una noche, tú no podrás ser sin mi y yo no podré ser sin ti.

Tu piel será mi protección, mi piel será el mapa de tu deseo, nos búscaremos sin cesar en un viaje nocturno. No habremos dormido y empezaremos a soñar. Surcarás los mares de mis caderas, me perderé en el fuego de tus brazos. Nos besaremos como Romeo y Julieta en su día esperado.

Creerás que me amas, que estoy en tu vida desde el primer día que supiste lo que era amar, yo creeré que eras aquel hombre, aquel al que busqué como una vagabunda por las calles grises.

Seremos complices de un crimen pasional. Querrás robarme suspiros, yo querré prenderte fuego. Se unen dos delincuentes, una piromana y un ladrón que tienen un objetivo en común.

Pasaremos la noche en vela y habrán carcajadas entre los gemidos, beberemos hasta la última gota de nuestra esencia, no dejaré que quede nada en ti, tú no querrás que quede nada mi. Querremos saciarnos de nostros, impregnarnos y no olvidar nunca nuestros olores.

Luego a la madrugada, seremos dos locos que charlan, dos locos que se aman solo por unos instantes, solo por unas horas. Me contarás tu vida de verso en verso, te contaré la mía con relatos breves. Jugaremos con las manos, dormiremos tan solo un rato y entonces me despertaré y ya no estarás. Nos amamos durante una noche, fuiste mi amante entre versos, fuimos sexo y poemas de una noche de otoño.


jueves, 28 de noviembre de 2013

Ray. Fueron verano, pero no serán invierno.

Y si no fuera suficiente para Julia, se acercaba otro torbellino que desordenaría un poco más su habitación interior.
Su querido Ray.
Ray, ese chico con el que había compartido un fugaz verano. Difícil era para ella asumir la importancia de los hombres que entraban en su vida, generalmente cuando comenzaba a asumirlo debía empezar a asumir que se irían.

Ray: No pretendía que te alejases con ésto.

Julia: Yo no esperaba que esto me afectase así.

Ray: Es complicado que quieras quedarte de la manera en la que estabas antes ¿verdad?

Julia: Lo és. No puedo, ahora mismo no tengo ganas de ser una mitad. Siempre he sido una mitad y ahora no me apetece repetir. Creí que para ti era de otra manera.

Ray: Mi manera de verte no ha cambiado en absoluto.

Julia: Pero la mía de verte a ti sí debería cambiar. A ella la ves igual que a mi. No, no, no es lo que quiero, prefiero marcharme. Prefiero alejarme, fuimos un verano, prefiero que ella sea tu invierno.

Ray: No es cuestión de elegir.

Julia: No, pero ahora mismo vamos muy por delante. No me importaría que esto hubiera sucedido hace un par de meses por ejemplo, pero ahora... No es lo que me apetece vivir. En fin Ray, tuvimos nuestro momento. Es hora de marcharse.

Ray: No puedo entender nada ahora mismo, no creí que esto...En fin. Eres libre.

Se marchan, no saben cuando será la próxima vez que se vean, que compartan caladas o movimientos de caderas, no saben ni que está sucediendo, Julia sabe que ahora se siente un poco más vacía, Ray sabe que no quiere que nada cambie.


Un viaje más en su caótico escenarío interior. En el fondo sabe que se le pasará pronto, pero era su antiprincipe. Era ese hombre que llegaba a ella sin ánimos de salvarla, pero sí con ánimos de hacerla gozar, de hacer que lo más importante fuera la risa, las locuras y lo que podía ocurrir bajo las sábanas. Lo iba a echar de menos, le dolía ver que no era tan importante como ella creía, "pensé que te volvía loco, aún más loco".

Julia: Solo quiero una maldita bocanada de aire fresco. ¿En qué forma viene esa bocanada? Joder, joder...

Enciende su salvación. Él era su salvavidas, pero ahora tiene que aprender a nadar.

martes, 19 de noviembre de 2013

Tu naturaleza.

Los compañeros de la facultadad celebran una fiesta en casa de Julia y Mel. Será una desas fiestas donde primero se habla sobre lo maravillosa que es la psicologia y luego todos se pondrán tan borrachos que la terapia la necesitarán ellos.

Julia va a por su habitación a por un jerseyy de pronto entra Lucas.

Lucas: ¿Qué haces aquí?

Julia:Nada, venía a por un jersey ya evadirme de todos nuestrso compañeros a los que cuando se emborrachan parecen animales con ganas de procrear. Me acaba agobiando la tensión sexual en el ambiente, recuerdo que cuando era más joven y era más tabú me placía más que la habitación oliera a sexo, pero ahora siento que huele a huevo podrido.

Lucas se rie a carcajadas, ella es tan borde a veces... Él sabe que ella ha cambiado, y sabe que sus palabras son ciertas que por alguna razón ahora ese sexo le parece desagradable.

Lucas: Bueno, a pesar de que me hayas hecho reír no creas que no noto la bordería en tus palabras Julia, ¿qué pasa?

Julia: A ver, no me mal interpretes, a mi me encanta el sexo pero este sexo no. Es que una cosa es el deseo que se sostiene hasta reventar y otra es dejar que el deseo asome por debajo de la falda. No sé tío, aquí todas y todos, no se libra nadie, llevan un cartel en la cara que habla de sexo y si sabes mirar más allá ves que en el cartel además pone la especialidad de cada uno. Unos llevan escrito en la cara "me gusta que me den por culo", otras "soy una verdadera zorra", otros "me encanta dominar", otras "cuidado conmigo que soy crellente y me enamoraré", en serio, con el sexo es con lo único que son transparentes y lo peor es que lo son sin darse cuenta.

Lucas: No opino exactamente igual que tú, creo que el sexo está lo normal, a las mujeres les gusta lucirse a los hombres mirarlas y así siempre.

Julia: Tú y yo discrepamos en demasiadas cosas, pero yo ya te digo que alcanza un nível que no es habitual, cuando tu detectes que todos los hombres quieren follarme igual que yo veo a las mujeres que se mueren por ponerte cara de guarras y acostarse contigo quizá sepas ver de lo que hablo.

Lucas: No te enfades Julia, yo te amo a ti, aunque no sirva de nada decirlo, aunque ya no me merezca una oportunidad.

Julia:Me vas a hacer daño Lucas, pero ya no puedo echarte la culpa. Es tu naturaleza. El destino, el hijo puta que escribió nuestra historia.

Se quedan en silencio.

Julia: Ya, siempre es mía la última palabra o el final drámatico, y a menudo ambas cosas a la vez, pero demasiado tengo dentro, intento dosificar mi odio y no sacarlo en solido porque sino sería una verdadera locura. Aunque no te lo negaré, me estoy volviendo más loca que nunca, y a veces me asusta, pero bueno, estudiamos psicologia, ¿no? tendré que saber hacerme terapia a mi primero, ¡digo yo!

Lucas: Pero es que Julia nunca me crees cuando te digo que he cambiado, que he cambiado de verdad, que todo este...

Ella le pone un dedo en la boca, se muestra sensual, le sonríe con los labios cerrados y levanta una ceja.

Julia: Dejémoslo, vamos a esa orgía mental de ahí fuera.

Lucas: Vamos.

http://www.youtube.com/watch?v=MSjkcdPN_Jg